Santisima Trinidad

Asesoría y Apoyo

Nuestros Hijos

Página 1 de 11

“La semilla”


Explicando la muerte a niños menores
Explicársela con cosas reales y concretas. Es fundamental la honestidad.

nuestros_hijos_015

nuestros_hijos_016

nuestros_hijos_017

nuestros_hijos_018

nuestros_hijos_019

nuestros_hijos_020

Así sucede también con las personas, somos parte de una misma naturaleza en que nacemos, crecemos y nos morimos.

 

 

Frases que confunden a los menores:

nuestros_hijos_021

nuestros_hijos_022

nuestros_hijos_023

nuestros_hijos_024

nuestros_hijos_025

nuestros_hijos_026

El niño interpreta literalmente, los eufemismos; no son “sobrentendidos” por ellos. Es necesario que comprendan la “irreversibilidad” de la muerte en cuanto fenómeno físico antes de adentrarlos en nuestra fe. “No va a volver”, y luego, nos podemos hacer cargo de nuestras creencias.

nuestros_hijos_027

ver más

El duelo y los niños


Qué haríamos

pequeños y curiosos…
qué haríamos sin esos sabios chicos,
sin esos hombrecitos honestos
que plantean verdades con simpleza y certeza,
qué haríamos.
Dónde pondríamos nuestras esperanzas,
nuestros sueños,
la mismísima vida…
Ah… esos gigantes pequeñitos…
esos pequeñitos gigantes…
Quién nos recordaría
Que es nuevo cada día
E inmensa la alegría
Quién nos volvería
niños…
Ojalá en cada hombre abriera como semilla,
el niño que fue, el niño que lleva,
la sal de la tierra.

nuestros_hijos_001

los niños ante la muerte

Antes de los 2 años el menor no puede entender la muerte. La mayor aproximación que tiene a ésta son los períodos de “ausencia” de la madre; producidos cuando ella sale y regresa.
El niño Pre Escolar (3 a 6 años) cree que la muerte es temporal y reversible. Pueden sentir la presencia, no comprenden que ha muerto. Interpretan literalmente toda explicación de la muerte. Pensamiento mágico.
Entre los 6 y 10 años van entendiendo mejor lo que es morir: universalidad e irreversibilidad del concepto. También entienden las explicaciones concretas.
(Los cuadros blancos por dentro, representan los pensamientos y temores usuales de los niños y los de colores, las respuestas recomendadas).

nuestros_hijos_002

Y la pregunta es…

 

Los niños necesitan explicaciones concretas: Sus juguetes se echan a perder, los bichitos nacen y mueren, los animales nacen y mueren y las personas se mueren cuando sus funciones básicas se deprimen. Así lo comprende mejor.

nuestros_hijos_003

Las “cosas pendientes” se pueden manifestar de otros modos: escribiendo, dibujando, pintando, hablándole aunque no esté. Se van abriendo caminos y es la forma de poder ir completando los procesos..

nuestros_hijos_005

Hay que indagar en sus pensamientos, saber en qué están ya que tienden a culparse por lo que dijeron, pensaron o sintieron.

nuestros_hijos_004

Es muy común que el menor se culpe, es necesario estar alerta y liberarlo de ese sentimiento.

nuestros_hijos_007

Es necesario ser siempre honestos. El adverbio “muy, muy” , aleja de su estado actual de “niño” el temor a morir, situándolo en un momento y un estado lejano.

nuestros_hijos_006

Es muy común que se pregunten respecto a su propia muerte y que experimenten mucho temor, nuevamente se recomienda el adverbio “muy”, que aleja la ansiedad y la angustia.

nuestros_hijos_008

En este caso, el destacar un “muy, muy enfermo”, sirve para diferenciar los niveles de enfermedad y que cuando se está simplemente “enfermo”, no se produce la muerte.

nuestros_hijos_009

Es importante conocer y apoyarse en la propia fe, para vivir desde ella este duro momento. Idealmente hay que “hacerse cargo” de la fe que profesan desde antes, durante y después. Explicárselo en su generalidad y darle continuidad. Por otro lado, usamos el concepto de cielo y será interpretado literalmente por ellos: en una nube, con Dios.

nuestros_hijos_011

Es importante entregar al niño seguridad y mantener sin alteración sus rutinas.

nuestros_hijos_010

Las respuestas de los niños pueden marcar el punto de partida de nuestras explicaciones; nos muestran qué saben y cómo lo saben, lo que han distorsionado y lo que no entienden.

nuestros_hijos_012

Es aconsejable llevar a los niños al rito funerario. Dado su pensamiento concreto, el ver “el final” les puede facilitar el proceso del duelo posterior que requerirá comprender y aceptar. Reciben además el apoyo social. Se hace necesario explicarles lo que verán y no obligarlos.

nuestros_hijos_014

Es aconsejable que el niño vea que su madre experimenta la pena en vez de esconderla: eso le ayuda a expresar, comprender e interpretar lo sucedido. Escuchar nuestro dolor los ayuda a entrar en contacto con el propio. Los niños no pueden mantener por mucho tiempo estados de pena. Alternar con juego es saludable; no interpretarlo como indiferencia o falta de cariño.

nuestros_hijos_013

A veces actúan como si no hubiesen escuchado. Puede ser una forma de negar. Dejarlos, existe dificultad en asimilar los hechos.

ver más

Explicar la muerte a los niños menores


Una pequeña ayuda para explicar de la forma más apropiada y simple, el fenómeno de la muerte a los niños menores

 Descargar presentación

ver más

Página 1 de 11